Española

Cocina con emoción en Tándem

Tándem

Tándem 2560 2560 Laurita Pascual


Tándem

Pequeños bocados pensados para crear emociones

Cogemos el coche y activamos el GPS que nos llevará a un destino que despertará nuestras emociones (y también nuestro estómago). En el corazón de Santomera se encuentra la casa de María José Pagán y Pedro Buitrago: Tándem.

Moríamos de ganas de probar esta apuesta gastronómica creativa, fresca y joven y allí que nos fuimos. Nos encantan los lugares que te hacen sentir como en casa desde que cruzas la puerta. En Tándem se respira la tranquilidad y la calma. Sin prisa pero sin pausa. No se conforman con dar de comer, quieren crear emociones. Así comienza este viaje. 

Los entrantes están pensados de forma individual para que puedas probar varios bocados diferentes, así que arrasamos prácticamente con todos. Además acababan de cambiar la carta. Por lo que íbamos un poco a ciegas (nos gusta echarle un ojito a la carta antes para hacernos la boca agua). Y fue la mejor de las sorpresas.

Nosotrxs optamos por la croqueta del día de puchero, los tallarines de calamar de potera, leche de coco y curry, el canelón de pasta fresca, carrillera y champagne y la gyoza de conejo y patata al ajo cabañil (nos recordó tanto a la cocina de nuestras abuelas).

No podíamos dejar sin catar el steak tartar de solomillo y huevo frito. Sí frito. Elaborado al momento en mesa por Pedro. Un espectáculo. Como también lo fue la bullabesa con tartar de gamba y panceta ibérica. El equilibrio de sabores perfecto.

Si hay algo que no tiene ni olvido ni perdón es habernos ido sin probar los postres (la prisa no es buena). Pero ahí tenemos nuestra excusa para volver. Porque volveremos. Siempre volvemos.

PD: mención especial al pan de masa madre biológica. De toma pan y moja (y nunca mejor dicho). Casi acabamos con las existencias de aceite.

Hasta la próxima jalada 💖

PRECIOS

20-30 € por persona aprox.

DIRECCIÓN

C. San León, 42, 30140, Santomera, Murcia

Probar

Probar 921 921 Jose Urdiales


Probar

El buen bar

Probar
Probar local
Probar

¿Nos crees si te contamos que las mejores tortillas que hemos probado últimamente las hace un sueco? ¿Cómo es posible? Pues créetelo. Es más, pruébalas en Probar el buen bar (Alicante).

Carl Borg es sueco, afincado en España desde hace años, y con gran recorrido por distintos punto del país, lo que refleja fielmente en su bar.

Aquí no hay etiquetas, no las busques. Hay buena comida, buen ambiente y sobre todo disfrute.

Teníamos muchas ganas de conocer su casa desde que David López nos presentó un día en Local de Ensayo. Así que allá fuimos a “Probarear” en compañía de nuestro amigo @muevoelbigote. El local está ubicado en el centro de Alicante, en la zona foodie de Castaños, rodeado de muchas otras opciones suculentas que nos han dado motivos para volver pronto.

La estética es familiar, de hogar, cercana. La sala está decorada con instantáneas de clientes que han pasado por allí y las archivan en álbumes para ir renovando las paredes, idea brutal que te hace sentir como cliente de toda la vida en la primera visita. Otro detalle que marca la diferencia es de ingeniería sueca (perdón por el mal chiste), ya que parte de la decoración es funcional. Tienen la despensa en cajas de madera por todo el salón perfectamente integrada.

Pero antes de entrar de lleno en esta experiencia gastronómica, mención especial para Isabel, nuestra anfitriona. Excepcional profesional que transmite perfectamente los valores antes descritos: confianza, simpatía, 0 etiquetas, grandes recomendaciones y un trato exquisito de cercanía.

Todo lo anterior está genial, pero tú has llegado hasta aquí para leer sobre mandanga de la buena y nuestra visita a Probar no te va a defraudar:

Empezamos con la ensaladilla de anguila ahumada, uno de sus “must”. Somos de ensaladilla murciana y en este caso se nos quedó a las puertas de cruzar la línea de sabor esperado. Aún así nos pareció muy interesante la mezcla con la anguila.

Seguimos con las croquetas de puchero de la abuela Carmen (que están de llorar y entre llanto y llanto pedir más…) y unos panes tuneados de trufa y panceta, y de sardinas espetadas. Bruuuutal combo. Cumplen el hype que nos han generado. Cada receta es diferente: el de panceta y trufa viene horneado con mantequilla casera y cubierto de panceta curada, mientras que el de sardinas viene abierto, con una capa de tomate rayado y las sardinas sopleteadas al momento en mesa. Un 10.

Unos chicharrones de morena para continuar, excelente combinación con una zanahoria aliñá. Fritura exquisita que hace desaparecer espinas y tiene un sabor muy fino.

Los torreznos de rigor, somos muy frikis de este icono castellano. Aquí se sirven con “guasacaca”, una especie de guacamole con vinagre que les queda fetén. Solo nos faltó un punto de jugosidad en su parte interior para que se convirtieses en nuestro plato fav.

Pero esto no termina aquí. No podíamos irnos sin probar sus tortillas. La primera de jamón ibérico, rollo Betanzos, con sabayón que aporta un extra de yema que le va al pelo. Se merece un monumento. La otra es la del mes, con cherry y butifarra, coronada con el sabayón. Las tortillas son bestiales, nos fliparon.

Con esto llegábamos justitos a los postres, pero como somos muy gochos ya teníamos entre ceja y ceja un par de cosas que no íbamos a dejar de probar: torrija y fartón.

La torrija de brioche caramelizada bañada en un ajoblanco de almendras y helado de almendra marcona es de las mejores que hemos probado jamás.

El fartón es una interpretación de un bollycao, relleno de cacao y es espectacular. Nos quedamos con ganas de traernos un camión para el desayuno, merienda y postre el resto de nuestros días.

Nos calaron y sabían que si nos tentaban con un poquito de su tarta de queso estampada no dejaríamos ni gota en el plato, y así sucedió.

En resumen: no dejéis de ir.

Hasta la próxima jalada amigxs 💖

PRECIOS

Unos 20/30 €

DIRECCIÓN

Cl. Bazán, 34, 03001 Alicante