Guía Repsol

AlmaMater Murcia

AlmaMater

AlmaMater 1079 1079 Jose Urdiales


AlmaMater

Un viaje en primera clase por los sabores del mundo con origen murciano

AlmaMater
AlmaMater
AlmaMater

AlmaMater es el nombre del restaurante del chef Juan Guillamón. Tras su paso por algunas de las cocinas más laureadas a nivel internacional (La Cabaña de Buenavista, Flanigan, El Portal de Echaurren, Arzak, Calima, Ricard Camarena, Kabuki, DOM…), ser chef de la escudería Ferrari en gran circo de la Fórmula 1 y chef personal del Embajador Británico en España, en 2019 inicia este proyecto en el que aplica todo lo aprendido en sus viajes para reinterpretar la cocina tradicional murciana, basándose en productos cercanos, de temporada y estacionales.

Ha sido finalista con el Premio `Cocinero Revelación´ de Madrid Fusión 2021. Ese mismo año AlmaMater obtuvo 1 Sol de la Guía Repsol y la recomendación de la GUÍA MICHELIN. El reconocimiento más reciente ha sido como Mejor Chef de la Región de Murcia en los Premios de la Gastronomía 2021 del diario La Verdad.

El local está ubicado en el centro de Murcia junto a Gran Vía. Decoración minimal, con toques industriales mezclados con madera que le dan un toque cálido y acogedor. Desde que entras a AlmaMater te hacen sentir como en casa. El servicio es muy amable, atento y cordial.

Elegimos un vino suave (Finca O Esteiro, un tinto de D.O. Rias Baixas) para tomar durante toda la comida y así poder saborear todos los platos. Peculiar en su especie por su procedencia. Muy buena elección para nuestras intenciones.

¡Y ahora vamos a la mandanga buena que es el menú degustación!

Comenzamos con un aperitivo maridado con una infusión especial de té verde, manzana y jengibre para acompañar la galleta de queso Roano, el bombón de queso Ruperto y la trufa de queso de Tallante. De bocado y con las manos. De los mejores quesos de la Región de Murcia. Empezaba fuerte la cosa.

Seguimos con los snacks del menú que son otro trío al igual que el aperitivo de la casa. Primero una picada de mújol envuelta en lechuga mar, el segundo es una gyoza de cabrito y por último la arepa de chato murciano con menta. Aquí comienzas a apreciar las pinceladas del estilo de cocina del chef, toques internacionales con productos estrella murcianos.

El primer entrante es un bocado que sabe a gloria y mar, con la finura que caracteriza la elegancia de los sabores de AlmaMater. Una vieira marinada en alga kombu sobre un escabeche de cítricos que acompaña un pan de aceituna cuquillo para sopar lo que queda en el plato. 

Antes del segundo entrante nos sirven AOVE de cuquillo con un pan artesanal para ir acompañando el resto de la comida (o al menos creemos que esa era la idea, porque estaba tan bueno que no llegó al pescado).

El segundo entrante es uno de los platos que trabajan desde hace un tiempo. Nos referimos a la crema de castañas anisada con trufas y un ragú de setas de temporada. Combinación ganadora que explica que este plato resista en carta porque está brutalísima.

Tercer entrante: arroz D.O. Calasparra de verduras, con cocochas de bacalao y emulsión de azafrán. Quizá el plato más “típico” por su forma, que nos sorprende mucho por la excelente ejecución. Y es que un arroz no es un plato fácil de ejecutar en este escenario.

¡Pescado! Sí exclamaciones y todo, tiene su explicación. La primera vez que vinimos nos recomendaron tomar pescado sobre carne y con toda la razón. AlmaMater es uno de los restaurantes que hemos probado donde mejor tratan el pescado. Nos sirvieron un dentón con lima káfir, demiglace de coco, bimi y tirabeque de locos, para llorar. Punto y temperatura del pescado y las verduras espectaculares, el bocado perfecto de este plato es pura elegancia.

Antes de la carne llega una sorpresa muy agradable: guiso de bacalao con espuma de zarangollo, yema curada en soja y tostones que te hace recordar el placer de vivir en Murcia y disfrutar de estos auténticos manjares.

Llegamos a la carne con el apetito intacto, no por poca cantidad, sino por calidad y finura de sabores. Nos sirven el cabrito guisado a baja temperatura y deshuesado con tabulé de verdura y parmentier de zanahoria. Poca broma. Pese a que el pescado está por encima para nosotros, este plato es pura fantasía para tus papilas gustativas.

La parte salada llega a su fin, y nos da mucha pena, pero se nos pasa rápido con el prepostre fresco y ligero que nos traen. Un merengue de limón con crema de jengibre y curry delicioso.

El postre es un cremoso de chocolate con mousse de avellanas, avellanas caramelizadas y gel de  albahaca que nos sorprende mucho en su sabor final al combinarlo. Somos muy fans de la albahaca pero nunca la imaginamos combinada con chocolate. Un gran acierto para el final.

Antes del momento petit fours, dudamos si pedir los quesos, pero decidimos dejarlos para otra ocasión. Eran Fiestas de Primavera en Murcia y por la noche también tocaba festival. Los petit four se componen de una galleta de mantequilla con crema de limón, un macaron de vermut y por último una gominola de manzana verde.

Hasta aquí el festival gastronómik que nos dimos en AlmaMater. No siempre has de ir al menú degustación, de hecho se suele hacer este tipo de menús para probar la esencia de un lugar y posteriormente ya ir a los platos y entrantes que te dejaron in love.

Esperamos que se te haya hecho la boquita agua y que te haya gustado nuestra review. ¿Lo has probado ya? Te leemos en las redes.

PRECIOS

Menú degustación 65€

DIRECCIÓN

C/Madre de Dios, 15, 30004, Murcia

kappou-makoto

Kappou Makoto

Kappou Makoto 1500 1500 Jose Urdiales


Kappou Makoto

Auténtica cocina japonesa con productos locales murcianos

He viajado y recomido (sí, lees bien recomido) Japón y he de reconocer que Makoto ha sido el la primera persona que me ha transmitido las mismas sensaciones. Salvando las distancias del producto, ya que él no compra productos de miles de kilómetros porque basa su cocina en producto local de cercanía y temporada.

Está situado en El Carmen en Murcia, con un local ambientado en las auténticas izakayas japonesas. Se trata de un menú cerrado que no incluye bebida. Al hacer la reserva hay que pagar una señal por persona. El aforo es de unas 15 personas por servicio que degustarán los mismos pases que prepara Makoto en vivo, salvo alergias o intolerancias.

 

Estamos hablando de un restaurante exclusivo, es tan difícil coger reserva como en cualquier local galardonado por la Michelin Guide. Abren cupo cada 3 meses y la expectación es tal, que se podría comparar a la venta de entradas de cualquier grupo internacional que lo peta fuerte. ¡Al loro si no te quieres quedar sin sitio! Te toca hacer cola en la web y recargar página…

Nosotros disfrutamos de un menú que nos encantó de principio a fin. El show cooking es digno de ver para los amantes foodies. En primer plano y casi oliendo los alimentos que el chef manipula con suma delicadeza.

El menú se compone de unos 9 pases, varía según la estación y producto de temporada. En nuestro caso probamos un salmorejo con caballa, tempura, nigiris de pescados locales, toro y caballa, sashimi variado, presa ibérica, sopa de almejas, sopa miso, temaki de atún y una cheese cake de yuzu brutal.

PRECIOS

Menú cerrado por 55 € (bebidas a parte)

DIRECCIÓN

Calle Historiador Juan Torres Fontes, 18, 30011, Murcia

leña dani garcía

Leña

Leña 1500 1500 Laurita Pascual


Leña 

El auténtico sabor de la leña en tu paladar.

Cada año paso una pequeña parte de mis vacaciones en la Costa del Sol. Marco en el calendario los días que faltan para disfrutar de un buen espeto de sardinas en el paseo de Pedregalejo en Málaga. Y me da la vida. 

Por supuesto aprovecho para hacer un foodie tour por lugares que tengo pendiente tachar de mi wish list. Siempre hay un día que me reservo para ir a un restaurante más especial y Leña Marbella. Las brasas x Dani García (1 SOL) ha sido el elegido. 

Leña es el espectacular steakhouse del chef Dani García (3 estrellas Michelín) que se suma a la familia junto a Bibo, Lobito de Mar, Smooked Room y Dani Brasserie. Abrió sus puertas en junio de 2020 tras el confinamiento en un espacio exclusivo como Puente Romano Beach Resort y ya se ha posicionado como el restaurante más bonito del mundo porThe Restaurant & Bar Design Awards’. Cada uno de sus rincones es digno de postureo del bueno. 

Cuando vimos al personal de sala aparecer con una mantequilla de oveja con ceniza de puerro sabíamos que se venían cositas ricas (tal fue la emoción que justo de ese plato no tenemos foto 🤣).

Para empezar nos decantamos por el aguacate de Málaga a la brasa, pesto de cilantro joven y salpicón vegetal con queso feta. Una p**a locura.

Y el momento en el que nuestras papilas gustativas montaron una rave: La burger que le dio sentido a todo. Carne madurada y picada delante de tus ojitos. La mini versión de la hamburguesa servida en Dani García Restaurante con salsa bull, pretzel y queso havarti. Para completar el festival de carne a la leña elegimos el solomillo de ternera asado a la brasa.

¿Os parece una locura si os digo que estuve toda la comida pensando en el postre? Sobre todo porque la tarta di rosa cuenta con unidades limitadas y no podíamos irnos de Leña sin probar esa auténtica delicia de brioche acompañado con helado de mantequilla tostada. De verdad, se merece una peregrinación. 

Con tres platos y postre para dos personas es más que perfecto para una primera vez. Vamos, que tuvimos que hacernos el paseo de Puente Romano unas cuantas veces para bajar la comida. Aunque tenemos claro que volveremos a meterle más caña a esa leña con otros platos que nos hubiera encantado probar. 

PRECIOS

De 70€ a 90€

DIRECCIÓN

Hotel Puente Romano, Av. Bulevar Príncipe Alfonso de Hohenlohe, s/n, 29602 Marbella, Málaga

Probar

Probar 921 921 Jose Urdiales


Probar

El buen bar

Probar
Probar local
Probar

¿Nos crees si te contamos que las mejores tortillas que hemos probado últimamente las hace un sueco? ¿Cómo es posible? Pues créetelo. Es más, pruébalas en Probar el buen bar (Alicante).

Carl Borg es sueco, afincado en España desde hace años, y con gran recorrido por distintos punto del país, lo que refleja fielmente en su bar.

Aquí no hay etiquetas, no las busques. Hay buena comida, buen ambiente y sobre todo disfrute.

Teníamos muchas ganas de conocer su casa desde que David López nos presentó un día en Local de Ensayo. Así que allá fuimos a “Probarear” en compañía de nuestro amigo @muevoelbigote. El local está ubicado en el centro de Alicante, en la zona foodie de Castaños, rodeado de muchas otras opciones suculentas que nos han dado motivos para volver pronto.

La estética es familiar, de hogar, cercana. La sala está decorada con instantáneas de clientes que han pasado por allí y las archivan en álbumes para ir renovando las paredes, idea brutal que te hace sentir como cliente de toda la vida en la primera visita. Otro detalle que marca la diferencia es de ingeniería sueca (perdón por el mal chiste), ya que parte de la decoración es funcional. Tienen la despensa en cajas de madera por todo el salón perfectamente integrada.

Pero antes de entrar de lleno en esta experiencia gastronómica, mención especial para Isabel, nuestra anfitriona. Excepcional profesional que transmite perfectamente los valores antes descritos: confianza, simpatía, 0 etiquetas, grandes recomendaciones y un trato exquisito de cercanía.

Todo lo anterior está genial, pero tú has llegado hasta aquí para leer sobre mandanga de la buena y nuestra visita a Probar no te va a defraudar:

Empezamos con la ensaladilla de anguila ahumada, uno de sus “must”. Somos de ensaladilla murciana y en este caso se nos quedó a las puertas de cruzar la línea de sabor esperado. Aún así nos pareció muy interesante la mezcla con la anguila.

Seguimos con las croquetas de puchero de la abuela Carmen (que están de llorar y entre llanto y llanto pedir más…) y unos panes tuneados de trufa y panceta, y de sardinas espetadas. Bruuuutal combo. Cumplen el hype que nos han generado. Cada receta es diferente: el de panceta y trufa viene horneado con mantequilla casera y cubierto de panceta curada, mientras que el de sardinas viene abierto, con una capa de tomate rayado y las sardinas sopleteadas al momento en mesa. Un 10.

Unos chicharrones de morena para continuar, excelente combinación con una zanahoria aliñá. Fritura exquisita que hace desaparecer espinas y tiene un sabor muy fino.

Los torreznos de rigor, somos muy frikis de este icono castellano. Aquí se sirven con “guasacaca”, una especie de guacamole con vinagre que les queda fetén. Solo nos faltó un punto de jugosidad en su parte interior para que se convirtieses en nuestro plato fav.

Pero esto no termina aquí. No podíamos irnos sin probar sus tortillas. La primera de jamón ibérico, rollo Betanzos, con sabayón que aporta un extra de yema que le va al pelo. Se merece un monumento. La otra es la del mes, con cherry y butifarra, coronada con el sabayón. Las tortillas son bestiales, nos fliparon.

Con esto llegábamos justitos a los postres, pero como somos muy gochos ya teníamos entre ceja y ceja un par de cosas que no íbamos a dejar de probar: torrija y fartón.

La torrija de brioche caramelizada bañada en un ajoblanco de almendras y helado de almendra marcona es de las mejores que hemos probado jamás.

El fartón es una interpretación de un bollycao, relleno de cacao y es espectacular. Nos quedamos con ganas de traernos un camión para el desayuno, merienda y postre el resto de nuestros días.

Nos calaron y sabían que si nos tentaban con un poquito de su tarta de queso estampada no dejaríamos ni gota en el plato, y así sucedió.

En resumen: no dejéis de ir.

Hasta la próxima jalada amigxs 💖

PRECIOS

Unos 20/30 €

DIRECCIÓN

Cl. Bazán, 34, 03001 Alicante